miércoles, 5 de marzo de 2008

la continuación del primer homicidio de Glendora.

A dormir y a soñar. A soñar con la vida, a soñar con que aun vivimos y tenemos tiempo de abrazarnos una vez más y mirarnos, tan solo mirarnos para sabernos completamente. Saber nuestros caminos y saber porque elegimos lo que elegimos. Saber lo que sentimos, y saber nuestro temer. Para luego, con el saber en el alma y el corazón, sucumbir a la tentación y dormir, tranquilos, puros, serenos. Y dormir.


juanpi.

1 comentario:

Glendora dijo...

Dormir y soñar con abrazarse no es lo mismo qe abrazarse realmente.

Me sorprendiste gratamente.
:)